¿Sabías que el aburrimiento puede ser productivo?

2 comentarios hasta ahora

Newton descubrió la Ley de la Gravedad paseando por su jardín con las manos en los bolsillos. Descartes escribió El discurso del método aislado por la nieve. Y podríamos seguir… pero, sin ir más lejos, seguro que a ti también te ha pasado alguna vez: las mejores ideas siempre vienen cuando no las buscas… momentos en los que tu cabeza está divagando y cuando menos te lo esperas, ¡zas, brillante idea! Lo mismo sucede cuando tienes una palabra en la punta de la lengua, si te esfuerzas por recordarla, no vendrá. Es cuando dejas de pensar en ella cuando aparece. 

Y no es que nuestro cerebro no funcione correctamente, es que nosotros no entendemos su funcionamiento y en lugar de ir a nuestro favor, muchas veces vamos en nuestra contra. No podemos forzar la creatividad, no podemos presionar a nuestro cerebro para que funcione mejor, porque cuanto más lo hacemos, más nos alejamos de nuestro objetivo.

La clave está en hacer todo lo contrario. Es precisamente en los momentos de actividad cerebral al ralentí cuando se activa la red neuronal por defecto -conjunto de áreas localizadas en la corteza prefrontal, temporal y parietal- que contribuye a que nuestra imaginación se ponga en marcha y visualicemos el futuro, entre otras cosas (Roger Beaty, Universidad de Harvard). Así que cuanto más divaguemos, más nos aburramos… ¿mayor creatividad? Si sabemos cómo utilizar esos momentos de relax mental, la respuesta es afirmativa. Porque una cosa es el aburrimiento existencial y otra, el aburrimiento puntual o provocado. Por tanto, si dirigimos nuestro cerebro hacia una determinada dirección, conseguiremos utilizar nuestra capacidad creativa a nuestro favor.

Así que #PongamosDeModaElAburrimiento

Responder a Keidy Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 comentarios en “¿Sabías que el aburrimiento puede ser productivo?”